Elaboracion del Vino Casero

Elaboracion Casera del Vino

Para la Elaboración Casera del Vino hay que recordar unos cuantos puntos esenciales:

  1. Normalmente no se precisa más de kilo y medio de azúcar para fermentar 5 litros de líquido, por lo que, si se quiere obtener un vino de buena graduación, hay que respectar aproximadamente esta proporción.
  2. Todos los equipos que se utilizan para hacer vino en casa deben estar escrupulosamente limpios. El agua debe ser hervida.
  3. La fermentación debe efectuarse a la temperatura más favorable para la levadura.
  4. Es preciso proteger y resguardar la levadura cultivada contra la competencia de las levaduras libres y de cualquier organismo que puedan estropear el caldo.
  5. Hay que impedir que se introduzca en el vino cualquier vector contaminante, especialmente las moscas del vinagre y gusanillos que se encuentran siempre en la fruta podrida y que son portadores de los organismos que avinagran el vino.
  6. Es preciso trasegar el vino para separarlo de los posos y sedimentos antes de que éstos echen a perder el sabor.
  7. Y dejar el vino que repose y se aclare en un sitio fresco una vez que la levadura ha concluido su tarea.
  8. Las botellas deben lavarse perfectamente y después esterilizarse para su embotellado
Utensilios
Para la fermentación hace falta recipientes, tarros, barriles o frascos. Es conveniente disponer de tapones de sifón para que puedan escapar los gases producidos por la fermentación sin que entre el aire.
Tener también a disposición un termómetro, un tubo flexible de goma o de plástico para trasegar el vino, uno o dos embudos y botellas o garrafas para embotellarlo.

Materiales
Lo primero es la levadura puede ser de pan, cerveza, etc...pero sin duda lo mejor es emplear levadura de vino. También puede ser necesario añadir ácido que se puede obtener de los limones o bien comprar ácido cítrico. El tanino es otro producto comercial, aunque se puede extraer del té o de las manzanas, especialmente las silvestres.

Hacer vino en Casa:
Usted en Casa puede hacer 
  • Vinos de Flores
  • Hidromiel
  • Vino de Ruibardo
  • Vino de ortiga
  • Champán de Flores de Saúco
Vino de Uvas:
El vino tinto se hace dejando fermentar el mosto con hollejos de las uvas. El vino blanco se hace retirando la piel. Se puede hacer vino blanco de uvas negras o rojas, porque son blancas por dentro. Es más fácil hacer vino tinto o rosado que blanco, porque el tanino de los hollejos ayuda a fermentar el mosto. Entre más rápido fermente mucho mejor.

Prensado
Las uvas se prensan de cualquier modo y puede utilizar un mortero o algo parecido. Para hacer vino tinto o rosado, las uvas se prensan del mismo modo, pero luego se añade al mosto una parte de los hollejos, mientras más se añadan más rojo sale el vino. Pero en los climas fríos los vinos de un rojo más oscuro contienen demasiado tanino y por lo tanto resultan un poco amargo. Pero en los climas menos soleados hay que poner de 2 a 3 kg de azúcar por cada 50 litros de vino. Si el verano no ha sido cálido y las uvas son dulces, hace falta menos azúcar y si el verano ha sido fresco , más.


Fermentación
El mosto y los hollejos de las uvas se ponen a fermentar en una cuba.Se calienta una botella de mosto hasta que llegue a 24ºC, se echa en ella la levadura de vino y se deja en un sitio templado con un tapón de algodón en la boca. Mientras tanto hay que intentar que el resto del mosto llegue a 24ºC. Cuando el cultivo de la botella empiece a fermentar se pone con el resto del mosto. Si se mantiene a temperatura de 24ºC la fermentación será tan activa que no habrá peligro de que el aire llegue al mosto y cuidar que la temperatura no llegue a 27ºC, lo que produciría la muerte de parte de la levadura buena, y que no caiga la temperatura a los 21ºC porque la levadura perdería actividad y dejaría el campo libre a las levaduras extrañas y nocivas. Hay que revolver con frecuencia el mosto para que los hollejos no floten y formen una costra seca.

Trasiego
Una vez terminado la fermentación inicial se trasiega el mosto y se vierte todo el líquido en un barril que debe llenarse completamente sin que quede nada de aire. Se deja entonces que la temperatura baje unos 16ºC. Cuando todas las heces se haya ido al fondo se vuelve a trasegar el vino a otro barril. En regiones de clima continental ponen los barriles en el exterior durante el invierno, para que el mosto se congele y así se acelera la sedimentación del poso. Se vuelve a trasegar y después de un mes o dos se embotella.